0

Pronto se cumplirán cuatro años del ataque incendiario en el primer edificio de los estudios Kyoto Animation, que se convertiría en el mayor asesinato en masa de la historia moderna de Japón, causando la muerte de treinta y seis empleados del estudio de animación y heridas a otros treinta y dos. Mientras la justicia japonesa brilla por su ausencia al no haber enjuiciado al responsable en estos cuatro años, el estudio dice estar listo para seguir adelante con los planes de construir un monumento en memoria de los fallecidos.

Kyoto Animation

Cuando los hechos ocurrieron en 2019, las muestras de condolencia fueron inmediatas e inmensas. Si bien todo el mundo está de acuerdo en que fue una innegable tragedia, hay discrepancia sobre cuál sería la mejor manera de honrar y recordar a las víctimas. En su momento, el presidente de Kyoto Animation, Hideaki Hatta, expresó su deseo de erigir un monumento conmemorativo en el lugar, algo que fue apoyado por los familiares de las víctimas. Sin embargo, la idea de un monumento no fue aceptada por los vecinos de la zona.

Y es que resulta que el primer edificio de Kyoto Animation no estaba situado en el centro de una ciudad con un edificio resplandeciente, sino que se encontraba en una zona totalmente residencial en el barrio de Fushimi, en la ciudad de Kioto. Debido a esto último, muchos residentes de la zona expresaron su preocupación de que la construcción de un monumento en el lugar empezara a atraer a un flujo de personas a la zona, perturbando el estilo de vida de quienes llevan años viviendo en el barrio y que están acostumbrados a la tranquilidad del lugar.

Ahora, tras años de debate y consideración, un abogado que representa a un grupo compuesto por animadores de Kioto y familiares de las víctimas ha emitido una declaración por escrito en la que afirma que no se instalará uno, sino dos monumentos conmemorativos, y que sólo uno de ellos será accesible al público. Aunque aún no se ha decidido el lugar exacto, lo más probable es que el monumento accesible al público se erija en Uji, vecina de la ciudad de Kioto al sureste y localidad donde se encuentra la sede de Kyoto Animation.

El comité de planificación desea que se erija en un parque u otro espacio público, donde pueda servir para “preservar el recuerdo de lo ocurrido, las vidas de los fallecidos y heridos, y las oraciones y el apoyo ofrecidos por personas de todo el mundo”. Tampoco se han fijado aún el diseño y los materiales que se utilizarán, pero el comité ha dicho que desea evitar los colores oscuros y sombríos y otros elementos que puedan suprimir la estética existente en el eventual emplazamiento. Los costes de construcción e instalación se pagarán con fondos donados a Kyoto Animation tras el atentado, de acuerdo con la promesa del estudio de no utilizar el dinero para fines comerciales.

El comunicado dice que Kyoto Animation también planea crear un monumento en el lugar donde tuvo lugar el atentado. Este monumento, sin embargo, estará dentro de los terrenos de las instalaciones de la empresa, por lo que no será accesible al público en general. En comparación con otros países, Japón tiene leyes de zonificación muy permisivas, como demuestra el hecho de que se construyera un estudio de animación a pocos pasos de las casas de la gente. Al mismo tiempo, ser consciente de la comodidad de los demás es una parte importante de la cultura japonesa, y especialmente en Kioto.

Con la construcción de dos monumentos, Kyoto Animation puede honrar y recordar a las víctimas en el lugar exacto donde pasaron sus días antes de la tragedia y, al mismo tiempo, ofrecer al resto del mundo un lugar donde recordarlas también. El comité espera que el monumento público esté instalado el 18 de julio de 2024, cinco años después del atentado.

Fuente: KBS Kyoto vía SoraNews24


Like it? Share with your friends!

0
radioanimex