Shueisha apunta a acabar con una enorme red de piratería de manga




Con un público fanático que ahora llega más allá de Japón y a todo el mundo, la demanda de contenidos de manga y anime se dispara. La editoriales preferirían que los fanáticos consumieran su contenido de forma legal, pero como ocurre con cualquier contenido de pago, hay quienes prefieren no hacerlo aunque tengan los medios. Esto ha llevado a empresas como ShueishaKadowakaKodansha Shogakukan a emprender acciones legales para cerrar o interrumpir las plataformas de piratería, con la esperanza de enviar un mensaje disuasorio tanto a los operadores de sitios como a los consumidores de contenidos piratas.



Este tipo de acción legal generalmente sólo se hace pública después de que se presente una demanda, pero una solicitud presentada por Shueisha en los Estados Unidos proporciona efectivamente una advertencia anticipada de una demanda entrante. Un bufete de abogados de San Francisco que actúa por cuenta de Shueisha ha presentado una solicitud ex parte (orden de la corte que se emite antes de que la otra parte reciba aviso o tenga la oportunidad de responderante un tribunal de distrito de California para obtener una orden que permita el descubrimiento de información para su uso en un procedimiento extranjero.



Al parecer, los objetivos de Shueisha son una serie de “sitios web de piratería” (ssl.axax.cloud, ssl.advx.cloud, ssl.akkx.net, ssl.sdox.cc, ssl.standardcdn.net, ssl.lsh.buzz, ssl.appx.buzz, ssl.asiax.cloud, ssl.appsx.cloud) desde los que se está distribuyendo una “gran cantidad” de sus obras protegidas por derechos de autor sin permiso. La comprobación directa de estas direcciones da pocos frutos, pero según Shueisha, todas tienen algo en común: conexiones con Mangabank.org, que parece funcionar como un sitio de búsqueda/indexación. Esta plataforma es increíblemente popular y, según las estadísticas de SimilarWeb, recibe más de 81 millones de visitas al mes, lo que la convierte en el cuadragésimo cuarto sitio más popular de Japón.


«[Mangabank.org] está escrito en japonés e invita a los espectadores a buscar material infractor por títulos, autores y otras palabras clave, aparentemente dirigido a los espectadores de lengua japonesa. Es probable que los sitios web infractores [los enumerados anteriormente] se utilicen para almacenar las copias infractoras, de modo que puedan reducir el tráfico del sitio web infractor principal y hacerlo más accesible», señala la editorial.


En su solicitud, Shueisha pide que los “testigos” (Google y Hurricane Electric) entreguen la información contenida en las respectivas cuentas de los presuntos piratas para poder localizarlos. La editorial busca nombres, direcciones físicas, números de teléfono, direcciones de correo electrónico y las direcciones IP utilizadas cuando los operadores de los sitios crearon y accedieron a sus cuentas.


«El solicitante tiene la intención de presentar una demanda en Japón o potencialmente en China contra la persona asociada a los servicios de los testigos en cuestión tan pronto como se haya averiguado la identidad de la persona a través del descubrimiento solicitado por esta solicitud», revela la solicitud. Shueisha cree que la prueba solicitada está “estrechamente adaptada” y limita la prueba a los materiales relacionados con las cuentas de Google Hurricane Electric que fueron utilizadas por los presuntos infractores para infringir los derechos de la editorial.








Fuente: TorrentFreak

Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente