Japón: La tienda de películas JAV que tuvo un conflicto con una tienda de moda ahora enfrenta a las autoridades

En septiembre reportamos que se había generado un conflicto entre la tienda de moda femenina Spank! y la tienda de pornografía Mandarake en Japón, después de que la segunda abriera una sucursal justo enfrente de la primera en el Nakano Broadway en Tokio. Resulta que las tiendas solo estaban separadas por el frente por un pasillo de apenas dos metros de ancho.


La situación se creyó finiquitada con el cierre de la tienda de pornografía el pasado 14 de septiembre, pero aparentemente las cosas no se quedaron así. Resulta que el Departamento de Policía Metropolitana recibió denuncias al respecto, por lo que recientemente presentaron cargos en contra de los operadores de la empresa. Cabe mencionar que la propia actriz de voz Megumi Ogata intervino en su momento en la presión de la controversia a favor de la tienda de moda, señalando que “es la tienda de una amiga“.





«El pasado 22 de octubre, la División de Seguridad del Departamento de Policía Metropolitana presentó un informe policial contra el operador de la tienda de segunda mano Mandarake (Nakano Ward, Tokio; Presidente Yujiro Tsujinaka) y el director legal de la empresa y gerente de la tienda, un residente de la ciudad de Chiba de 60 años de edad, acusados de violar la Ley de Negocios de Entretenimiento (operar en una zona prohibida) por operar una tienda de venta de videos para adultos y otros artículos en una zona prohibida».


«Se alega que, del 9 al 14 de septiembre, operó “Mandarake No Shobo”, que vende videos para adultos y otros artículos, en un edificio del Nakano Broadway, a pesar de que hay un hospital a menos de 200 metros del edificio en una zona comercial prohibida. El acusado admitió que era consciente de que era ilegal, pero pensó que estaría bien porque iba a sustituir los productos de todos modos».


«Según la división de seguridad, la tienda abrió el 28 de agosto, pero el Departamento de Policía Metropolitana recibió quejas diciendo que era una tienda de mala reputación y que debían hacer algo al respecto. La policía informó a la tienda de que era una zona prohibida y les dio instrucciones, pero siguió funcionando, por lo que hicieron una redada el 14 de septiembre. Aparentemente es la primera vez que se ejecuta un movimiento legal de este tipo», concluye el artículo.









Fuente: Mainichi Shimbun | Japón

Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente