Animadores japoneses denuncian bajos salarios a través de redes sociales


  Animadores japoneses denuncian bajos salarios a través de redes sociales



E esta semana, se volvió viral en Japón el hashtag #AnimationPaidMe, en donde trabajadores de la industria de la animación de todo el mundo hicieron públicas sus ganancias por sus participaciones, mostrando severas disparidades. De hecho, el hashtag se derivó de otros como #PublishingPaidMe y #GameDevPaidMe, que se centraron en demostrar la disparidad en las utilidades entre blancos y personas de color en los Estados Unidos. A partir de ahí, el hashtag #AnimationPaidMe se volvió global, ya que incluso los animadores provenientes de Japón compartieron sus ganancias revelando, para sorpresa de pocos, que son de los que menos ingresos observan.
Una de las publicaciones incluye a un japonés que se desempeñó como director de animación, pero no reveló los proyectos en los que trabajó por cuestiones de privacidad. Además, este usuario aclaró en una respuesta posterior que estas ganancias están calculadas antes de impuestos y no incluyen los seguros.

Otras publicaciones incluyeron a un animador freelancer que trabajó en Japón y reveló sus ganancias anuales en ese entonces. De acuerdo con sus datos, en 2018 ganó un total de 26,890 dólares, y en 2019 decidió renunciar y enlistarse en el ejército, en donde gana 9,000 dólares mensuales.





Un animador profesional reveló que en la industria consigue un sueldo mensual que oscila entre 700 y 1,400 dólares, lo que al año se convierte en una ganancia de apenas entre 10,000 y 23,000 dólares. Además, señaló que el trabajo es inestable y ofrece pocas oportunidades, denotando que la industria del anime en Japón está en picada.


Un artista de Filipinas también reveló las ganancias que obtiene al trabajar tanto para industrias japonesas como no-japonesas. El usuario recalcó que los artistas contratados vía outsourcing reciben prácticamente “una miseria”. Esto se refleja en que su participación en los escenarios de “Go Astroboy Go” en el año 2018 representó una ganancia de 350 pesos filipinos, que es un total de 7 dólares por cada escenario realizado.


Sin embargo, la tendencia alcanzó un punto de debate cuando los animadores provenientes de Estados Unidos y Canadá comenzaron a revelar sus ganancias, revelando una diferencia abismal entre los salarios. Esto fue reflejado en una publicación en donde un artista reveló que, en el diseño de escenarios para una producción de Netflix, consiguió una ganancia de alrededor de 100 mil dólares. Solo como referencia, el artista de Filipinas tendría que hacer más de 14 mil escenarios para apenas igualar esa utilidad.


Finalmente, de acuerdo con una encuesta en 2019 realizada por la Asociación de Creadores de Animación de Japón (JAniCA), la ganancia promedio anual para los trabajadores de la industria del anime en Japón es de 4,410,00 yenes (alrededor de 40 mil dólares), aunque el promedio para los animadores de tweening es de apenas 1,250,000 yenes (cerca de 11,400 dólares). Incluso peor, los trabajadores jóvenes de entre 20 y 24 años reportaron ganancias de 1,550,00 yenes (cerca de 14 mil dólares), lo que es un millón de yenes menos que el promedio nacional para ese grupo de edades.
Fuente: ANN

Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente